El cordero de Saint-Exupéry

Dentro de esta caja hay un cordero y una Rosa. El cordero lleva un bozal, pero el Saint-Ex se ha olvidado de dibujarle la correa, así que, si no lo miramos, se lo puede quitar, y comerse la rosa.

Así que, hasta que no abramos la caja, la Rosa estará viva y/o devorada por el cordero.

(En realidad no hace falta abrir la caja, solamente hay que escuchar a las estrellas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s