Muenchen: La entrevista

El jueves recogí la casa, me despedí de la señora y fui a cenar (y a dormir) a casa de mis padres. El vuelo sin incidentes. Bueno, me petó el boli en la mano y me dieron un bizcocho bastante bueno. Y periódicos. Al salir del aeropuerto, caía aguanieve, y había montoncitos de nieve en los rincones.
La llegada al sitio también fue bien. Ya me había hecho la ruta de tren y metro, con sus transbordos y todo. El tren estaba bien, pero los metros son muy viejos. Y muy lentos.

Mi futurible empresa está en una zona residencial, pero residencial cutre. Edificios grandes y viejos y feos. Con jardines centrales desnudos. Me paseo un buen rato, porque tengo tiempo de sobra. Son las once y la entrevista es a las tres. Hace bastante frío, y mi traje es de verano. Mis zapatos tampoco están hechos para la nieve. Como medio mal en un restaurante donde todo el mundo habla en serbio, me pierdo otra vez y voy a la entrevista con un cuarto de hora de antelación.

Pico, y el chico, el sr. Simonis, viene enseguida a recogerme. El sitio está en un edificio pequeño de dos plantas en medio de la mazana. En la oficina debe haber cuatro personas y no me presenta a nadie. Me lleva a otro cuarto y empieza a sacar galletas, pastas, zumos, refrescos… Yo solo quiero agua, no es necesario. No, si no es solo para ti, es para nosotros.

Me quito la americana, aqui nadie lleva traje. Ni camisa. Y la calefacción está altísima.

Me cuesta horrores hablar en inglés al principio. Solo me salen palabras en alemán. Hablo un poco en alemán con el chico y el tío flipa. Como si estuviera escuchando hablar a un perro.

Ya más tranquilo, empiezo a contarle mi vida en (más o menos) inglés. Pero me interrumpe otro chico, bastante joven, al que tenemos que poner al día. El Simonis le dice algo así como: “Oye, y habla alemán… Es la hostia! Va, dinos algo en alemán! Míralo, ¡cómo mola!”
Hablamos y comemos, como en Telecinco, hasta que llega el jefe. El sr. Ganzleben (me encanta su apellido: Todalavida o Lavidaentera). Más mayor, más serio, habla muy despacio y no se le entiende bien. Parece desconfiado. Vuelven a hacer el juego de “va, venga, habla en alemán”, pero esta vez no tiene tanta gracia. Me pregunta que qué me resulta más fácil, hablarlo o entenderlo. Le digo que hablarlo, claro… Cagada, porque toda su documentación está en alemán, y estaría bien que la entendiera.
Para no cansar… La entrevista duró casi dos horas. Los entrevistadores iban y venían, y yo tenía que repetir constantemente las mismas explicaciones. Me enseñaron la web y me explicaron que tendría que mantener cientos de tablas y procedimientos. Que si me veía preparado. Hombre, pues sí. Me costaría al principio (el proyecto es un marronazo). Y al final, solo al final, hablamos de dinero.

Que cuanto quería. Yo ya iba con mi cifra apuntada. 45.000 euros brutos al año. Los impuestos se me llevarían la mitad, y yo tengo obligaciones aquí. Y hay que prosperar.

Doble cara de póker. Triple cara de póker (con la mía). Yo… tengo… apuntado… (el jefe hace una pausa después de cada palabra) que pedías 35.000. (En ningún correo de los que les envié, ni en la conversación telefónica hablamos de cifras. Supongo, aunque aun no lo he mirado, que cuando me apunté a la oferta debí escribir eso) Me explica la historia. Un licenciado tiene que esperar muchos años para cobrar eso, yo no soy licenciado y aun no saben cómo trabajo. ¿Y mi experiencia? Nada. Con esa cantidad se puede vivir muy bien en Munich. Bueno, te lo piensas y nos dices algo cuanto antes. ¿Has traído las facturas? El señor me paga en billetes el coste del avión y el hotel, más 20 euros de tren (ida y vuelta). Me mira muy raro.
El sr. Simonis me dice que le acompañe (ahora me dará una paliza) y me enseña su sistema. Un buzón con un lector de tarjetas donde la gente deja o recoge las llaves del BMW. Visual Basic 6 y PL-SQL. Y una web horrible que aun no está en funcionamiento y en la que yo no tendré nada que ver. Y me acompaña a la salida, deseando volver a verme pronto. Es un gran tipo, el sr. Simonis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s