Muenchen: ¿Y ahora qué?

Pues ahora nada.
Iba a esperar a que me contestaran ellos, a que decidiera el “destino” por mí. ·n plan Amèlie: “y si no, pues nada”.
Pero les he dicho que no.
Pues nada.

No me veo pasando mis primeros días en Munich en invierno. Es una ciudad bonita, antigua, pero sin mucha vida fuera de los bares y las braserías. Es normal, hace frío, nieva, la gente se recoge y se refugia en edificios de doble puerta. Entrar en un bar es entrar en otro mundo, las gafas se te empañan en medio segundo. Pero no me veo pasando mis primeros días allá solo.

El trabajo que me darían tampoco me motiva. Y el sueldo no me sale a cuenta. Supongo que también influye la mala experiencia (y la vergüenza) de no habernos entendido con el salario antes de viajar, y que mi compañía aérea dejara de existir en el momento en que pisé el país.

En fin. Solo queda pensar que allí tuve una oportunidad, la he dejado pasar, pero puede que surjan más. Y parece que estoy preparado para agarrarme a ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s