Bagdag Café

Ayer fui a la filmoteca. No había ido todavía desde que la traladaron al Raval, porque me daba palo ir hasta allá. A la antigua, a la Aquitània, hubo un tiempo en que iba casi cada fin de semana, a veces a ver dos películas seguidas incluso. Empecé a ir cuando me rompí el brazo y el verano me agobiaba las tardes en casa. Y luego, una tarde de domigo aburrida, un cop de bicing y estabas allá, por dos euros, aire acondicionado, subtítulos y la tertulia previa de los ancianos cinéfilos.
Y este domingo he vuelto, porque estaba un poco “regirat” por dentro. Es algo que me pasa todos los cumpleaños y fines de año. El reloj que hace tic-tac y yo no encuentro al cocodrilo. Me había pasado la mañana dibujando personajes de cuento y escuchando (y bailando) canciones de Loreena McKennitt. En fin, que tocaba salir de casa.
La nueva filmoteca está muy guay. Es un edificio muy grande y muy moderno y muy feo a un lado del Rambla del Raval. Siempre que paso por la rambla, voy a saludar al gato gordo de Botero que, junto con el mamut de la Ciutadella, son mis esculturas favoritas de Barcelona. Al lado del mamut hay un cartelito que dice que la estatua, a tamaño natural, formaba parte de una serie que la universidad o el instituo o nosequé iban a dedicar a animales extintos. Creo que no hicieron ninguna más; una pena.
En fin, que la nueva filmoteca está muy bien situada, teniendo cerca un gato, un mercadillo y varias chicas que animan a los cinéfilos diciéndoles “guapo, ¿dónde vas?”. Tiene una tienda, una biblioteca y un museo, creo. Y dos salas. El programa de mano es más feo. O sea, es más pequeño y con más páginas, pero no tiene el encanto del folio de la otra.
Y la peli… La película (Bagdad Café) está bastante bien. Una película divertida y delirante, con pocos diálogos, en alemán al principio y en inglés el resto de la peli. Me recordó a las películas de Kusturica (o Kusturitsa). La actriz principal es una especie de Chaplin mujer gorda alemana en color. El actor principal es un termo.
Es una de esas películas que, si la hubiera visto en casa, no me habría enterado de nada, porque habría aprovechado para dibujar, tocar la guitarra, hacer solitarios o jugar al Bubble Blast en el móvil. Pero como en el cine no te dejan hacer esas cosas, tampoco me he enterado de nada, pero me lo he pasado bastante bien.
El tema (musical) de la película me encantó. La sacrosanta wikipedija dice que ganó un Ójcar, y la cantante se dedica al Góspel. La letra narra, más o menos, el argumento de la peli.


(Hasta hace poco, estaba convencido que se escribía Bagdag, en vez de Bagdad)

Bonus track:
El ratón de ciudad va a visitar a su primo, el ratón de campo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s