Otro sueño

Un domingo aburrido, decidimos ir al cine, como hace años. Mi padre nos deja el coche, mi hermana conduce. Mi hermano no sé dónde está. El caso es que mi padre necesita el coche para ir a comprar tabaco, así que se viene con nosotros. Mi madre también viene, pero dice que no quiere ir al cine. Subimos los cuatro al coche, mi hermana conduce (ya lo he dicho) y mi padre hace de copiloto, porque se sabe un atajo para ir al cine pasando por una tienda de bicicletas. Necesita la bici porque, evidentemente, como no quiere ver la película, tiene que volver a casa de alguna manera. Mi madre (ya lo he dicho) tampoco quiere ver la peli, así que no sé cómo volverá.

Mi hermana, sigue las instrucciones de mi padre, subimos por la carreera del Joanot, giramos hacia el ayuntamiento de Esplugues pasando por la Nestlé y nos metemos por Àngel Guimerà, que es peatonal. La calle se va estrechando, hasta que llega el momento en que el coche no pasa. Así que mi padre decide desmontar las puertas. Eso hacemos, y mi madre y yo las aguantamos, en el asiento de atrás. Yo pienso que vamos a llegar tarde para ver la peli, porque luego tendremos que volver a montar las puertas (no lo vamos a dejar así). A mi padre eso no le preocupa, pues él volverá a casa en una bici que aun no ha comprado.

Aquí el sueño se diluye y me despierta un olor extraño que viene, por suerte, de la calle. El olor me había asustado porque ya va siendo hora de cambiarle la arena a Ari y aun no he ido a comprar un saco nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s