Stuttgart – día… paso de contar días!

Bueno, hoy no escribiré gran cosa, porque ya no estoy solo en mi habitación. He perdido mi intimidad y la conexión a internet. Espero que no me digan nada por compartir la banda ancha del móvil con el ordenador. (Lo de la bestia de Saugues ya lo tenía escrito y solo he tenido que validarlo).

Tampoco hay gran cosa que contar. Hoy me he mudado del gran hotel al International Jugendherberge. El sitio, si no hacemos caso a google maps y subimos un montón de escaleras, está a un cuarto de hora de la estación. Eso sí, hay que pasar por dos túneles y, lo dicho, subir un montón de escaleras. El hostal, sobretodo su recepción y su restaurante se da aires de gran hotel. Y como buen hotel, las duchas están en las habitaciones y NO se puede usar la cocina. Ni siquiera hay microondas. El recepcionista me ha dicho que puedo preguntar al cocinero del restaurante. En fin, creo que seguiré mi dieta de legumbres frías, porque estoy gastando un montón de pasta y no encuentro la estabilidad que necesito para vivir al día. El hostal es bastante caro y he tenido que hacerme la tarjeta de la asociación (18 euros, en Catalunya eran 10 hace dos años). Y el transporte sale a 25 euros la semana.

Hoy no he hecho gran cosa. He roneado en el hotel hasta casi las 11 y he venido al albergue en plan expedición, intentando aprender el camino. Luego he ido a Bad Cannstatt, el barrio (o comuna) donde se supone que debería vivir, porque es barato y más o menos céntrico y bonito. No está mal. Tiene sitios como tantos hay por aquí que, si les haces una foto, la gente diría “ualah!, dónde está eso”. Es lo que tiene cuidar los edificios y lo que se construye a su lado. La semana que viene hay un festival o algo así, donde la gente se viste con el traje típico suavio, que es un poquito más discreto que el bávaro.

Ahora, a mi lado hay un asiático que no habla inglés ni alemán, que no para de removerse en la cama. Voy a acabar diciendo que Bad Cannstatt es célebre por sus aguas minerales (baden es bañarse). Hay algunas fuentes donde se pueden probar, aunque yo solo he visto una, bastante rara, donde he bebido bastante agua, que sabe a tubería oxidada. Después he visto en un cartel que los médicos dicen no es bueno beber mucho de ese agua pero, coi, yo tenía sed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s