Día 5 de peregrinaje: Romagnieu (Isère), 16 de junio de 2013

Un sol brutal me seca la piel. Los imperdibles que guardo para tender la ropa en mi mochila solo me sirven para ir petando las ampollas. Aceite de oliva es lo mejor, me dijo el peregrino de Asís de esta mañana. Un señor camina a mi lado. Le saludo, me sonríe, pero no me contesta. No soy capaz de adelantarlo así que, más fácil, bajo el ritmo para no caminar con él. Lo pierdo de vista hasta que llego a una ermita que domina el paisaje sobre la colina. El buen señor, que está admirando el paisaje (Saint-Genix-sur-Guiers en todo su esplendor), se da la vuelta, me mira, abre la puerta de la ermita y sigue su camino.

Se trata de la Chapelle de Pigneux, bonita por fuera, preciosa por dentro. Parece como si el interior lo hubiera decorado el mismísimo Gustav Klimt.

Saint-Genix también es un pueblo muy bonito, con un puente majestuoso que cruza el Guiers, un afluente del Ródano, y que separa las regiones de la Savoie de l’Isère. Por suerte hay una oficina de turismo. Por desgracia está cerrada. Si me hubiera comprado la guía amarilla del camino, me hubiera ahorrado un montón de pasta, pero como soy tan cabezón, no tengo ni idea de dónde albergarme. Entro en el café du Sport, el único bar que veo, para preguntar. El tío me recomienda encarecidamente que vaya a una chambre d’hôtes de Romagnieu, un sitio féerique. Me enseña una postal y me explica un rollo de una pareja de americanos que estuvieron tan encantados que incluso le escribieron. Me da una tarjeta del bar y me pide que le escriba desde Barcelona. Bueno, no sé donde estará la postal. Monsieur Quiconque, je vous écris depuis l’Estugarde.

Cruzo el puento y sigo caminando por la otra orilla. Seguro que por aquí, junto al río habrá algún camping. Pero no, solamente verjas. Camino privado. Campo privado. LAGO PRIVADO!! Llego al cartel que señala el albergue “féerico”. Si sigo caminando un poco, llegaré a Romagnieu. A lo mejor allí hay algún gîte comunal o algo…

En Romagnieu, lo primero que encuentro es un bar. Bien! Pero parece que el pueblo está muerto, no hay gente ni tiendas ni nada. Entro al bar, que está lleno de toda la vida que le falta al pueblo. La parroquia habla un francés muy raro, no sé si provenzal, arpitano o sabozardo. Me dicen que hay una señora que acoge a peregrinos, excursionistas y gente de mal vivir. No has visto el cartel? Y aquí en el pueblo, no podría… No, mira, está esta señora, toma este papel, si has debido pasar por delante, llamas y preguntas. Podría llamar usted por mí? Es que tengo un problema con mi teléfono. Eera verdad, el problema era que me empeñaba en marcar el prefijo de Francia. Me mira con suspicacia. Y una caña, por favor. Más tranquila, la tabernera llama a la hospitalera. No contesta. Prueba con el móvil, pone otra cara rara y me pasa el teléfono. Pascale, la alberguista, me dice que por qué no he llamado antes, que es muy tarde y que no está en el albergue. Que a ver que me va a dar de cenar. Que tire para el albergue y la espere. A los del bar les hace mucha gracia oírme hablar francés. En fin, me acabo la birra y giro cua.

Estaba vez sí que sigo las flechas, saludo al espantapájaros ciclista, hago un rodeo muy grande que mañana me evitaré (couper le fromage) y espero a Pascale. Al principio está un poco mosqueada, pero cuando le digo que soy vegetariano y me pongo a jugar con sus gatos, se le pasa. Un poco de pasta, una tortilla (los huevos son de mis pollos y a mis pollos los quiero mucho, no te vas a negar, eh?), pasta y ensalada y llestos. Hoy es la fiesta de los padres francesa* y está un poco liada, pero contenta de encontrar peregrinos que hablen francés. Mi habitación está bastante chula, toda para mí y a precio de peregrino. El wifi no funciona pero estoy tan cansado que no me cuesta nada dormirme a pleno día (8 de la tarde). Qué pena no usar la piscina.

st_genix_pascale_romagnieux_15_junio_5[1]
Los frenos no funcionan. Con este señor aprendí la expresión “Couper le fromage” al salir del albergue/chambre d’hôtes de la señora Pascale.


 

* Stuttgart en portugués es Estugarda. Y, además de Paris Texas, hay un Stuttgart (Arkansas).
** El día del padre en Francia lo inventó un fabricante de mecheros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s