Día 63 de peregrinaje: O Cádavo (Lugo), 14 de agosto de 2013

En las últimas, literalmente.

No tengo ni idea de qué hora es. Afuera parece que todavía es de noche y en la caseta de protección civil que hace las veces de albergue de reserva en Padrón (Fonsagrada), la mayoría de peregrinos duermen aun, menos Víctor, al que he despertado sin querer. Ayer no pude comprar comida, así que desayuno té.

Cuando salgo afuera, me doy cuenta de que la niebla me ha engañado y el sol está más alto de lo que pensaba. Mis chanclas han perdido todo el dibujo y resbalan muchísimo en el musgo mojado, así que intento caminar sin ellas. Es agradable pisar el suelo húmedo, pero hay que tener mucho cuidado. Pero no tengo prisa; todos me van adelantando y yo continúo medio en trance, olvidando el hambre y el cansancio, concentrándome en el suelo y mi manera de pisarlo.

Parada técnica para comer algo en una terraza para peregrinos en Paradavela y continúo muy despacio, haciendo infinitas pausas, a veces para estirarme al borde del camino. Una pareja de italianos, ya mayores, se cruzan varias veces conmigo. Sta bene? Ah, lui reposa… El tiempo pasa y el próximo albergue está en O Cádavo. Si se llena, no estoy seguro de poder llegar a Castroverde, ni de que allá también queden plazas.

En O Cádavo no hay hospitalero, solamente un cartel con las habitaciones disponibles. Tengo suerte: todavía quedan dos. La última será para Johannes, el guiri que vi ayer con el grupo de españoles fumaos. Parece que lo han dejado atrás.

Estoy muerto de hambre pero veo que en el albergue hay cocina y me dicen que en el pueblo hay supermercados “de verdad”, así que no hay prisa. Aprovecho la hierba y me estiro despacio, me relajo y hago que mi seño de yoga se sienta orgullosa de mí. Luego voy a comprar kilos de comida que voy devorando de camino al albergue.

Los peregrinos del día son una pareja de germano-suizos, que hablan perfecto español de Colombia. Están contentos de encontrar a alguien que camina descalzo (nuestros pies son nuestra credencial) y que practica yoga y me invitan a comer otra vez. No puedo decir que no, prometí al espagueti volador que aceptaría y daría toda la ayuda recibida y pedida. Además, son (cas)veganos, claro. Con ellos aprendí otra receta: ensalada de latas de legumbres y cosas fritas.

Mientras el grupo de españoles fumaba costo en pipa y hablaba de perros de caza (WTF?), nosotros tuvimos una conversación también muy interesante. La pareja está trabajando con los indios Kogui, un pueblo que intenta conservar su religión y filosofía de vida en la Sierra Nevada colombiana. Intentan aprender de ellos y de su relación con la naturaleza y ellos, a su vez, están inviertiendo mucha pasta en que posean unas tierras y que puedan comerciar de manera justa con el resto del continente. O algo así. Cuando les confieso que mis motivos para ser vegetariano son más bien dogmáticos, una especie de comercio justo entre yo y el planeta, me comparan con los sabios Kogui, que intentan vivir con solo lo que consideran que merecen de lo que la Tierra les pueda ofrecer. La pareja pretende hacer casi todo el camino descalzos. El mundo es totalmente distinto si te enfrentas a él sin zapatos.

Los días se hacen más cortos, y no sé si estoy comiendo o cenando. Vuelvo a mi habitación y a otra realidad, la de los peregrinos franceses y su manía de contar kilómetros. Un señor que habla muy fuerte ha hecho todos los caminos posibles. Un día de estos, caminará hasta Portugal para comprarse una casa y retirarse. Pos mu bien. Yo me voy a dormir, apago la luz de mi cama y enciendo la de la cama del otro francés que está leyendo. El pobre chico, muy canijo, se pone a protestar moviendo las cejas y la barba: “No buenoooo!”. Entonces, sin poder evitarlo, me acuerdo del “Furby” que tenía mi prima y me río en su cara. “No bueno! No divertido!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s