Día 10 de peregrinaje: Saint-Julien-Molin-Molette (Loire) 21 de junio 2013

P1000803

Markus y yo nos levantamos más o menos a la misma hora –él me despierta– en el gîte d’étape de Chavannay. Estamos solos en el albergue, con la nevera y el armario llenos de cosas para desayunar, todo para nosotros. Genial! Markus no come mucho y enseguida se pone en camino. Yo, en cambio, me pongo las botas, y con toda la calma del mundo: hay que aprovechar todas las ocasiones que se presenten; nunca sabes cuándo y dónde podrás volver a conseguir comida.

El principio de la etapa de hoy es bastante bonito, subiendo y bajando pequeñas colinas por sendas suaves. En la primera me encuentro una ermita muy bien restaurada. Me gusta pararme en estos pequeños templos que antaño intentaban unir la naturaleza con una religión cada vez más artificial y ahora son un lugar donde los peregrinos dejan sus mensajes.

Cuando llego a la Gîte de Ste. Blandine me encuentro al otro peregrino, desayunando carne en lata. Extraordinary spam. Declino la invitación y, cuando se pone en marcha, le propongo acompañarle. No sé si es buena idea porque, aunque camina de manera rara, lleva un ritmo bastante rápido y, como habla muy poco, me cuesta llevar el peso de la conversación con mi alemán de parvulario.

Cuando llegamos a Saint-Julien-Molin-Molette Markus pasa el pueblo de largo, sin pararse ni a mirar la iglesia ni la plaza; su mirada de terminator solo reconoce las marcas del camino. A regañadientes, después de diez días caminando solo, le sigo hasta Bourg Argental. La entrada el pueblo es muy bonita, el bosque se mezcla con un parque y, tras él, milagro, un Carrefour. A comprar con los ojos (y no con la espalda) litros de zumo y kilos de muesli y couscous-taboulé. En la oficina de turismo reservo para dos en una casa particular en St. Sauver en Rue y vamos a hacer un café a la plaza mayor. “Café au lait” es una de las tres únicas cosas que Markus sabe decir en francés (las otras son “Bonjour” y “Bonne route”). Lo mejor del camino son los descansos, hacer bromas con los pueblerinos y comprar postales. Una postal con un dibujo del ayuntamiento o la iglesia que tenemos delante. Creo que en toda la historia nunca se ha escrito tanto como ahora (e-mails, chats, sms, etc.), pero hemos olvidado la importancia (y el placer) del acto de poner en palabras y ordenar lo que llevamos dentro.

El camino hasta St. Sauveur es largo, sinuoso y empinado, pero también muy bonito. Un bosque muy espeso que a veces no deja ver el cielo. “Schwarzwald”. Markus viene de un pueblo junto al lago de Constanza, cerca de la Selva Negra.

El lugar donde hacemos noche está apartado del pueblo, junto a una estación de tren abandonada. La casa había sido un carnicería, lo que hace mucha gracia a Markus. Todavía le hace más gracia poderse comer mi hamburguesa, aunque se cabrea cuando le digo que la única palabra alemana que conocen los españoles es “Kartoffel”. Le ofende que Alemania sea visto como un país de comedores de patatas. Los dueños de la casa no cenan con nosotros, sinó en el jardín. La verdad es que no han sido demasiado amables: solo han hablado con nosotros para enseñarnos la habitación y cobrar. Pensaba que era aubergement jacquaire, pero no, tienen tarifas. Y no semasiado baratas.

Después de cenar,  enciendo el teléfono para ver las llamadas y, en seguida, se pone a sonar. Un compañero de la Escola Oficial d’Idiomes me dice que ya han publicado las notas y que, como no sabe mi dni, me ha enviado por mail una foto del listado. Voy a ver a los fiesteros y les pregunto si hay conexión ha internet, que es importante. La mujer me acompaña a una especie de ex-cuarto de los niños, ahora cuarto del ordenador donde, después de pelearme con el estúpido teclado francés, veo que he sacado un 88 sobre 100. Les doy las gracias –me felicitan- y salgo a relajarme mientras Markus habla con su mujer por teléfono. Espío un poco su conversación. Habla de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s