Pyatnitsa Liublu y la forma de los osos

El otro día la profe nos puso una canción en ruso. Ella no lo sabía pero yo, nada más leer el tílo, Пятница (sábado), ya me imaginé que sería un cover del Friday, I’m in love de The Cure. Cuando buena parte de la clase coincidió en que era un “clásico”, la pobre mujer preguntó de qué año era, para ver si era un clásico capitalista prohibido destinado a envenenar al humilde y comprometido pueblo soviético. Casi, pero no. El “single” se presentó al año siguiente de la disolución de la URRS, que para mí era “cececepé” (CCCP) y en realidad es “eseseser”.


La canción y el vídeo de Место встречи (punto de encuentro/meeting point) son bastante graciosos, aunque no tengas ni idea de ruso, porque salen piratas y interpretan los riffs de guitarra originales de una manera “rara”. Pero si entramos en la letra, vienen las sorpresas.

“No sé por qué, el lunes no bebo, el martes no duermo, amo el sábado.” Vale, .a primera estrofa es perfecta para un curso de idiomas. Pero en un punto de la canción, en la luna, con nuestro amor no correspondido, está Незнайка, un personaje clásico de la literatura infantil, un niño con corbata cuyo nombre significac “no sé”. “Dunno” en inglés y “Totu” en castellano, según la wikipedia. No sé qué pinta el Totu en la canción, pero estoy muy contento de haberlo conocido. Aprender una lengua nueva es también conocer un montón de referencias nuevas, otra manera de utilizar las metáforas y alegorías.

Mi canción favorita de The Cure no es la del viernes, sinó “Just like heaven”. Las letras me hipnotizan cada vez que la escucho. Hay un verso muy raro. “Daylight licked me into shape”. ¿La luz del día me dio forma a lametazos? En esta página (y en wordreference) explican que Plinio el Viejo escribió que los osos nacían sin forma (ni pelo ni ojos) y su madre, a lengüetazos, les daba forma como si fueran de plastilina. Plinio el viejo (o el joven, no sé) escribieron muchas cosas rarísimas. No sé hasta qué punto el personal de la época se creía estas historias, pero casi nadie tenía la oportunidad de viajar y de ver esos fenómenos, así que se tenían que contentar con estos bestiarios.

De todas maneras, mi favorito es el “Libro de los seres imaginarios”, de Jorge Luis Borges y su animal soñado por Kafka.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s