Hamlet

Estos días de no hacer nada he estado jugando a la novela interactiva “To be or not to be”, una especie de “Elige tu propia aventura” para ordenador, con ilustraciones de la flor y la nata del webcomic anglosajón. En una de las historias, Hamlet y Ofelia hacen leer, precisamente, uno de estos libros a Claudio, para demostrar que éste ha matado a Hamlet Sr. Si declaras la guerra a los esqueletos ve a la página 35; si decides matar a tu hermano, ve a la página 42.

bookinabook0_single-1024x576

Maldición! Se ha puesto a matar esqueletos. Habrá que pensar otra cosa…

La historia de Hamlet forma parte de la cultura popular, incluso ha creado un arquetipo, el síndrome o complejo de Hamlet. Yo había leído la obra así como un poco por encima, en un viaje en autobus de Stuttgart a Nuremberg, pero solo recuerdo una cortina de lluvia que no dejaba ver nada, una pantalla en el techo que mostraba el trayecto e indicaba que nos deslizábamos a 183 kilómetros por hora y un conductor italiano que contaba chistes mientras su colega nos ofrecía café en un termo gigante.

Creo que ese viaje fue mi mejor experiencia alemana, el autobus, el Bayern-Ticket, la taxista adicta al Candy Crush, la imprenta de Bamberg y la entrevista medio en alemán medio en inglés porque (gracias!) estaba por allí un compañero irlandés. La visita a la imprenta me enseñó cómo nace un libro, las diferentes imprentas para las ilustraciones y fotos, los tipos de papel y de impresión, capas, satinados, secados, cortados, encuadernados… Y Bamberg es muy bonito y, según mi hermano, tienen un equipo de baloncesto medio bueno.

He tenido que leerme la sinopsis de Hamlet para acordarme de cómo fue posible que murieran casi todos los personajes. Las muertes de Shakespeare, diría yo, son un poco ridículas, con muchos venenos y dagas y, en este caso, un señor detrás de una cortina y un príncipe que lo atraviesa porque piensa que es una rata. En la novela interactiva, además, lo trocea, lo mete en el puchero y, los trozos que no caben los saca por la ventana atados a globos. Bueno, es una de tantas opciones…

ophelia0_single-1024x576

Ofelia no sufre el complejo de Hamlet, pero ni su época ni Shakespeare tenían mucha paciencia con los personajes femeninos

Hamlet, además de muertes tontas y un protagonista que es un pozo de dudas con el que es fácil de sentirse identificado, tiene unos personajes cuyos nombres molan mucho, Guildenstern y Rosencranz y Fortimbras. Otros tienen nombres italianos que no pegan mucho en la corte de Dinamarca, pero bueno. También hay una obra de teatro dentro de la propia obra de la que, según la wiki, el autor se sirve para criticar el mundo del teatro y Hamlet, cambiándoles el guión, intenta que su tío se delate.

Hamlet es la obra más larga de Shakespeare su puesta en escena dura unas seis horas, mucho más que el trayecto del autobus (ida y vuelta) a 180 por hora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s