Cada uno a su ritmo

Cada uno a su ritmo…

Que sí, que tengo casi noventa años y ya debería ser hora de sentar la cabeza. Tendría que hablar claro con esa chica de Rivendel y explicarle que lo nuestro va en serio, que después de tantos años de aquí para allá, todo el día por ahí, por los caminos…

Pero cada uno tiene su ritmo, sus prioridades y antes tengo que arreglar algunas cosas, estar seguro, seguro de mi mismo, buscarme y encontrarme…

Tengo que limpiar el nombre de mi familia y reparar el daño de Isildur, ya sé que nadie me lo echa en cara, pero necesito demostrarme que yo no soy Isildur.

Y arreglar de una vez esta espada que estuvo rota*. ¿Cómo que estuvo rota? ¡Todavía está rota, demonios! Desde hace siglos y nadie en la familia se ha dignado a hacer nada con ella.

Y liberar de una vez a los muertos del Sagrario, que ya es hora, ya he dicho que tenemos que olvidarnos de Isildur.

Y recuperar mi nombre. Y el trono de Gondor. Y el de Arnor. Y ser el real rey del reino unificado. Y entonces sí, iré a Rivendel con un ramo de Elanor a hablar con esa chica y con su padre y seremos felices.

Hasta que decidamos morirnos.

* La espada que se rompió En realidad es otro error de traducción, como el infame “no es oro todo lo que reluce”. La espada fue rota, “was broken” en inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s